Historias de sexo travesti, relatos de travestis

Guardar y recortar sitio, suscribirse a feedsComentarios

 

Estaba solo en Buenos Aires y me encontraba muy caliente. Siempre fui heterosexual pero un día, por error, tuve mi primera experiencia con una travesti. Aquel día fui a un prostíbulo. Toque el timbre y me atendió una rubia con una cola increíble y grandes tetas.

Cuando subí se dio cuenta de mi confusión y me aclaró que ella no era una chica y que su amiga que aparecía por la puerta de una habitación, tampoco. Pero las vi y con la calentura que traía me daba lo mismo ya que sólo quería que me la chupen y cogerlas por el culo.

Entonces elegí a la que me había abierto la puerta y entramos a la pieza. Me empezó a chupar la pija despacio. Bajaba y subía, y yo estaba cada vez más caliente y duro. Me la chupó tan bien que casi acabo.

Le pedí que se ponga en cuatro y ella se untó el culo y, con la mano y de espaldas, me acercó la pija a la puerta de su ano. Después se fue echando para atrás, de a poco, hasta metérsela entera. Ahí comencé a bombear en ese estrecho ano que se iba dilatando de a poco. Acabé y caí encima de ella.

Salí del lugar pensando qué había hecho. Estaba confundido, pero con el
tiempo se me fue pasando.

Tras ese encuentro fui a buscar otros travestis, con los que solamente me hacía chupar la pija y me las cogía. Pero con el tiempo me fui animando a más. Primero les di besos y después los pajeaba. Pero lo que quiero contarles ocurrió una noche en que estaba solo y muy caliente, con algo de plata en el bolsillo.

Iba seguro de que quería acostarme con una traviesa, hasta ese momento sólo
me la chupaban, pajeaba y se las metía. Eran las tres de la mañana de un día cualquiera. Estaba muy caliente. Busqué en el diario un aviso que me gustara y elejí el que más me llamó la atención. Llamé desde un teléfono público, me quedaba a tres cuadras de donde estaba.

Fui hacia esa casa. Llegué y me encontré con una travesti rubia, alta con buenas tetas y muy linda de cara. Ella estaba vestida con una tanga y un corpiño. Acordamos el precio y me hizo pasar a una habitación -su departamento estaba muy bien puesto-. Me saqué la ropa, menos los boxer. Ella entró y me acostó en la cama. Me empezó a chupar los huevos por arriba del boxer y mi pija se puso a mil. Nunca la había visto de ese tamaño. Mientras tanto, yo le sacaba el corpiño y le masajeaba la poronga por arriba de la bombacha.

Ella, con los dientes, me fue bajando los calzoncillos y yo, con las manos, su bombacha. Empezó a chuparme la pija de manera bestial, bajaba y subía por mi falo de una forma que me hubiera hecho acabar enseguida. Le pedí que parara y que me acercara su pija a mi mano, que la quería pajear. Ella me empezó a chupar la pija más despacio y yo le hacía una paja con su pene cada vez más cerca de mi cara.

Llegó un momento en que estábamos en posición de 69, pero su pija no llegaba a tocar mis labios. Aparté mi cara un poco y la mire a los ojos. Ella me preguntó si quería chapársela. Yo le contesté que no. Siguió chupándomela un poco más y, en un momento, no se por qué metí su pija en mi boca y se la empecé a chupar despacio.

Subía y bajaba por su palo como si lo supiera hacer. Ella comenzó a gemir mientras me agarraba la cabeza. Me paré. La llevé al comedor, la senté en los sillones y me arrodillé ante tamaño mástil, que debía medir unos 23 centímetros. Chupaba como si estuviera dominado por ese falo.

Ella me llevó hasta la habitación de nuevo e hicimos un eterno 69. Después me preguntó si quería que me la meta y le dije que no, que yo quería disfrutar de su culo. Me puso un forro y se untó su cola con crema. Se puso en cuatro patas y se la metí despacio. Empecé a moverme con un ritmo que iba creciendo con cada meta y saca.

Después le pedí que se diera vuelta y que me apoyara su pija en mi ano. Lo hizo. Me puse boca abajo y ella empezó a pasarme su verga por la raya del culo, una y otra vez. Como ya no aguantaba más, le dije que se pusiera boca arriba y que sus piernas vayan a mis hombros. Volví a metérsela, empujé y empujé hasta que mis huevos tocaron su raya. Nos empezamos a mover al unísono y ella a pajearse también. Acabamos casi al mismo tiempo. Fue una experiencia increíble

6 Responses to “LA PRIMERA VEZ QUE LA CHUPE”

  1. aleccs Says:

    soy hetero perme caliento al ver estas ts tan buenas. tengo ganas de tener relaciones con una ts sexy. mmmmmmmmmmm…..

  2. miguel Says:

    yo también soy hetero la vdd es que están bien buenotas y tienen un pene que se ve como femenino depravado y es lo que me calienta el frot me encanta y ver su cara de como gimen, no se ustedes pero, cuando las penetro y las pajeo me da la sensación de que es mi pene el que toco como si las atravesara, eso me exita mucho a ustedes no?

  3. arian Says:

    me pasa exactamente lo mismo, solo tengo miedo porque luego se sale el condón para hacer el frot, cuando penetro y pajeo siento lo mismo y = veo un pene femino depravado exactamente como lo describes, los travestidos me dan asco, pero las trans bn hormonizadas la neta saben y huelen a mujer

  4. raulazo Says:

    yo pase por algo similar,,,iba a que me la chupen,follarlas, etc y al final fui a una a su casa, se la comi, y me rompio el orrrrto…
    me metio su verga enorme en el culo, sin compasion, me dio durisimo,
    nunca pense que haria eso, pero nunca mas lo volvi a hacer…
    fue cumplir con ese objetivo,,,probar con una trans todo lo que se podia hacer…

  5. erick Says:

    hola mellamo erick y soy primerizo quiero conocer travestis en Mexico D .f. tengo vergota de 18 cm y soy carinoso

  6. erick Says:

    mi mail es crazydemon6@hotmail.com siempredispuesto a coger!!!!

Deja un comentario, tu msn o lo que quieras

Webcams Transexuales